El GLP (Gas Licuado del Petróleo) o AutoGas es el carburante alternativo más utilizado a nivel mundial. Es una mezcla compuesta principalmente de propano y butano. Su uso en automoción data de 1960. Actualmente existen más de 15 millones de vehículos a GLP, de los cuales 7 millones circulan en países de la Unión Europea.
Todos los vehículos de inyección multipunto gasolina se pueden transformar a AutoGas, excepto:

- Vehículos de más de 8 cilindros
- Vehículos cuya primera matriculación es anterior a 01/10/2000
Sí. Existen informes, como el del RACE, donde incluso manifiestan que la seguridad ante impactos traseros es mayor que en los vehículos sin transformar.
- Por su bajo coste. Actualmente el litro de AutoGas cuesta la mitad que la gasolina o el gasoil.
- Porque su utilización beneficia el medio ambiente frente a la utilización de combustibles más tradicionales (PM y NOx)
- Porque es más respetuoso con el medio ambiente que otros carburantes ya que reduce las emisiones de CO2 y de GHG del vehículo.
- Porque su utilización alarga la vida del motor al ser un compuesto con menor carbonilla.
- Porque cada vez son más los ayuntamientos que toman medidas en contra de los vehículos que consumen carburantes tradicionales y por lo tanto favorecen a los que utilizan carburantes alternativos como es el AutoGas (Hora reducida o exenta, posibilidad de circular por centros históricos prohibidos para el resto, Impuesto de Circulación reducido, etc.)
Sí. En Europa, ya desde hace muchos años, se vienen utilizando depósitos que cumplen con la normativa ECE ONU R67 y con lo especificado para su instalación en la ECE-ONU 115R, por lo que su utilización está permitida en locales subterráneos.
Dirigiéndose a cualquier taller autorizado por cualquier fabricante o representante de equipos de gas. Es importante resaltar la importancia de legalizar las transformaciones en la ITV para cumplir con la legalidad vigente.
Los vehículos disponen de un pulsador en la consola que mediante su pulsación cambia de gasolina a gas indistintamente. Si el vehículo se quedara sin gas, automáticamente cambia de gas a gasolina, a la vez que el pulsador emite una señal acústica que debemos pulsar a la hora de silenciar y que sirve para que nos demos cuenta de que circulamos utilizando gasolina en nuestro coche.

Una vez volvamos a utilizar AutoGas, debemos de volver a pulsar el conmutador para dejarlo en la posición “gas”.
Prácticamente ninguna. En ambos casos es aconsejable utilizar los guantes disponibles en la gasolinera. En el suministro de AutoGas se utilizan surtidores multiproducto o monoproducto con boquillas especiales. A diferencia del boquerel de gasolina, el de gas no hay que estar pulsándolo. El cuerpo del surtidor sirve para arrancar la bomba y suministrar el combustible.
Al contrario, incrementa la vida del motor en general. Prolonga la vida del aceite lubricante y de las bujías.
Con AutoGas se duplica la autonomía del vehículo, ya que a la autonomía del depósito de gasolina hay que sumar la del depósito de AutoGas. Hay disponibles varios tipos de depósitos de AutoGas, con una capacidad neta que va desde los 28 hasta los 80 litros.
Solo si se decide por poner un depósito cilíndrico. La opción más habitual es instalar un depósito tórico que ocupe el espacio de la rueda de repuesto de forma que la capacidad del maletero no se vea afectada.
El ahorro estará en función de la utilización y consumo que haga del vehículo.

Teniendo en cuenta que el precio por litro del AutoGas es la mitad del precio por litro de la gasolina, y que el consumo por cada 100 km. con Autogas es un 15% superior al de la gasolina, se obtiene un ahorro promedio con AutoGas superior al 40% frente a la gasolina.
Los depósitos de gas, van normalmente situados en el hueco de la rueda de repuesto. Son los depósitos llamados toroidales. Su ventaja principal es que no roban ningún espacio al maletero del vehículo.

Si no quiere perder la rueda de repuesto, puede solicitar que se le instale un depósito cilíndrico, que va situado al fondo del maletero o en un lateral del mismo. En este caso no se utiliza el hueco de la rueda de repuesto, pero pierde espacio.
Es necesario realizar cada 30.000 km un cambio de filtros, tanto de fase líquida como de fase gaseosa. Además, es necesario revisar los parámetros de programación del vehículo y verificar el estado de la instalación.
Sí, debería hacerlo si no tiene un seguro que cubra los componentes e instalación de los mismos en el vehículo. En algunos casos, las aseguradoras modifican las primas de seguros.
Las marcas que comercializan vehículos nuevos con AutoGas son:
Alfa Romeo
Giulietta
Citroën C3
Citroën C-Elysée
Dacia Dokker
Dacia Duster
Dacia Logan
Dacia Sandero
Fiat 500
Fiat Bravo
Fiat Mito
Fiat Panda
Fiat Punto
Ford B-Max
Ford C-Max
Ford Fiesta
Ford Focus
Lancia Ypsilon
Lancia Delta
Opel Adam
Opel Insignia
Opel Astra
Opel Corsa
Opel Insignia
Opel Meriva
Opel Zafira
Ssanyong Tivoli
Subaru 2.0
Skoda Octavia
Seat Altea
Volkswagen Caddy